Atención

X

Usted está saliendo ahora de AMAZE.org.
El contenido que se encuentra fuera de este sitio puede no
ser apropiado para adolescentes jóvenes.

Continuar al sitio externo

Atención

X

El siguiente video no fue producido por AMAZE.

Reproducir el video

X


¿Qué es el Bullying? (México)
¿Qué es el Bullying? (México)
Añadir video a la lista de reproducción Añadir video a la lista de reproducción
¿Qué es el Bullying? (México)

Juventudes

El bullying o acoso escolar, entendido como un tipo de violencia, se refiere a un patrón de conducta más que a un evento aislado, y tiene un impacto adverso en las víctimas, es decir, el bully o acosador o acosadora,  y la víctima o acosado o acosada. El bullying se define como una conducta indeseada y agresiva entre estudiantes que resulta de un desbalance de poder real o percibido. Esta conducta es consistente o tiene el potencial de serlo a lo largo del tiempo. El bullying y el ciber-bullying son preocupaciones latentes en la vida de adolescentes y jóvenes.

Nunca está bien intimidar a otras personas por ninguna razón. Si estás siendo agredido o agredida o conoces a alguien que lo esté siendo, ya sea en la escuela o en línea, habla con tu papá, mamá, docente, consejero u otro adulto de confianza. Tú y tus amigos y amigas también pueden enfrentarse al bullying manifestando su inconformidad cuando ven que alguien está siendo intimidado o intimidada, negándote a compartir mensajes maliciosos y dañinos sobre tus compañeros e informándole a alguien sobre la intimidación cuando seas testigo.

Si creo que soy víctima del ciber-bullying, ¿qué puedo hacer?

A menudo se recomienda que ignores los mensajes del bullying en lugar de responder a ellos, ¡pero sabemos que es difícil! También puedes eliminar a un bully de tus amigos o bloquear sus mensajes para evitar verlos. Ignorar el ciber-bullying no es tu única opción, y definitivamente no tienes que enfrentarlo solo o sola. Es una buena idea obtener ayuda de un padre, una madre, un maestro u otro adulto de confianza. Guarda los mensajes, especialmente si el ciber-bullying contiene amenazas, para poder reportarlos a las autoridades.

Familias

El bullying se define como una conducta indeseada y agresiva entre estudiantes que resulta de un desbalance de poder real o percibido. Esta conducta es consistente o tiene el potencial de serlo a lo largo del tiempo. El bullying y el ciber-bullying son preocupaciones latentes en la vida de adolescentes y jóvenes, ya que lastima, perjudica o humilla a las personas, ya sea física o emocionalmente. Además, éste puede ocurrir en la escuela, en la comunidad o en línea.

Tipos de bullying:

El bullying activo es un comportamiento que daña físicamente, por ejemplo, golpear o empujar a alguien. El bullying pasivo implica excluir a una persona de un grupo o actividades sociales. El ciber-bullying incluye el envío repetido de mensajes hirientes o humillantes a través de mensajes de texto o redes sociales. Según el “2013 School Crime Supplement to the National Crime Victimization Survey” [Suplemento de delitos escolares a la Encuesta Nacional de Victimización de Delitos del 2013], el 22% de estudiantes entre 12 y 18 años reportan ser agredidos durante el año escolar, pero solo el 64% de jóvenes agredidos los reportan.

Los y las jóvenes pueden ser acosados o acosadas por diversas razones, incluyendo su apariencia física, orientación sexual, identidad de género, raza, religión o estatus social. Las y los jóvenes que son agredidos o agredidas pueden tener más probabilidades de tener problemas en la escuela o experimentar dificultad para dormir, ansiedad o depresión.

¡Alto al bullying!

Los y las jóvenes tienen un poder único para prevenir el bullying. Según algunas investigaciones, se estima que el 57% de las situaciones de intimidación se detienen cuando las y los compañeros intervienen en nombre de una persona que está siendo acosada. Los padres, madres y tutores pueden alentar a sus hijas o hijas a que sean íntegros al denunciar cuando alguien está siendo intimidado al negarse a compartir mensajes dañinos sobre sus compañeros o compañeras e informar sobre la agresión escolar cuando la presencien.

Es importante que hables con tu hijos o hijas sobre el bullying para que sepa que puede acercarse a ti en busca de ayuda si está siendo víctima de alguna situación de violencia.

 

FORMAS DE INICIAR UNA CONVERSACIÓN

Comienza la conversación con tus hijo o hija sobre el bullying para que sepa que puede acudir a ti si está siendo víctimas de alguna situación de violencia. La forma más fácil de iniciar estas conversaciones es hablando sobre los problemas a medida que surgen en la vida cotidiana.

Habla sobre el bullying si te enteras de un incidente.

Si te enteras de alguien que está siendo agredido o agredida o está agrediendo a otras personas, trata el tema con tu hijo o hija mientras está en el auto. “Escuché que Alicia estaba enviando mensajes negativos a otro niño en la escuela ¿escuchaste sobre esto?” Esta es solo una forma de comenzar la conversación. Puedes hablar sobre cuán dañina es el bullying y cómo algunas personas intimidan a otras para que se sientan poderosas. Al preguntarle qué piensa tu hijo o hija acerca de esto, puedes averiguar si ha sufrido bullying y cómo lo manejaría. Este también es un buen momento para asegurarle a tu hijo o hija que puede acudir contigo si se le agrede.

Educadores

El bullying se define como una conducta indeseada y agresiva entre estudiantes que resulta de un desbalance de poder real o percibido. Esta conducta es consistente o tiene el potencial de serlo a lo largo del tiempo. El bullying y el ciber-bullying son preocupaciones latentes en la vida de adolescentes y jóvenes, ya que lastima, perjudica o humilla a las personas, ya sea física o emocionalmente. Además, éste puede ocurrir en la escuela, en la comunidad o en línea.

Tipos de bullying:

El bullying activo es un comportamiento que daña físicamente, por ejemplo, golpear o empujar a alguien. El bullying pasivo implica excluir a una persona de un grupo o actividades sociales. El ciber-bullying incluye el envío repetido de mensajes hirientes o humillantes a través de mensajes de texto o redes sociales. Según el “2013 School Crime Supplement to the National Crime Victimization Survey” [Suplemento de delitos escolares a la Encuesta Nacional de Victimización de Delitos del 2013], el 22% de estudiantes entre 12 y 18 años reportan ser agredidos durante el año escolar, pero solo el 64% de jóvenes agredidos los reportan.

Los y las jóvenes pueden ser acosados o acosadas por diversas razones, incluyendo su apariencia física, orientación sexual, identidad de género, raza, religión o estatus social. Las y los jóvenes que son agredidos o agredidas pueden tener más probabilidades de tener problemas en la escuela o experimentar dificultad para dormir, ansiedad o depresión.

¡Alto al bullying!

Los y las jóvenes tienen un poder único para prevenir el bullying. Según algunas investigaciones, se estima que el 57% de las situaciones de intimidación se detienen cuando las y los compañeros intervienen en nombre de una persona que está siendo acosada. Los docentes pueden alentar a sus estudiantes a que sean íntegros e íntegras al denunciar cuando alguien está siendo intimidado, así como a negarse a compartir mensajes dañinos sobre sus compañeros o compañeras e informar sobre la agresión escolar cuando la presencien. Habla con tus estudiantes sobre el bullying para que sepan que pueden acercarse a ti en busca de ayuda si ellos o ellas o sus amistades están siendo víctimas de cualquier tipo de violencia.

 

 

PREGUNTAS PARA LA DISCUSIÓN

Después de ver el video con su clase, analízalo usando las siguientes preguntas para debatir:
  • ¿Cuáles son algunos ejemplos de bullying que viste en el video?
  • ¿Cómo crees que se siente ser víctima del bullying?
  • ¿Qué sugerirías que hiciera una persona si está siendo agredida o excluida?
  • ¿Qué recomendarías que hiciera alguien si fue testigo o testiga del bullying?

Pin It on Pinterest